24 de enero de 2007

Fenómenos extraños



El día a día está lleno de fenóoooomenos extraaaaaños... uuuuuh! ;-O Hechos curiosos a los que, por más vueltas que le da uno, no consigue encontrarles una explicación.

Para muestra, un botón: ¿véis la manchita negra que he señalado con una flecha en la foto de arriba? Es una salamandra en la pared de la casa de un vecino. ¿Y...? Hasta aquí, todo parece normal ¿no? Pues bueno... lo que ya no es tan normal, o como mínimo a mi me parece sorprendente, es que el animalillo en cuestión está allí, exactamente en el mismo punto, desde hace unos 10 meses (o al menos ese es el tiempo que ha pasado desde que lo descubrí). De vez en cuando me asomo a la calle y observo asombrada cómo nuestra obstinada amiga trepadora soporta estoicamente la tramuntana, el sol, la lluvia, el frío... lo que le echen, vamos. El caso es que sé que está viva, porque algunas veces desaparece (irá a buscar comida, supongo) para reaparecer unas horas más tarde en el mismo punto exacto donde se encontraba; ni un poquito más arriba, ni más abajo, ni más a la izquierda: ella allí, firme en su decisión, fiel a su sitio en este mundo.

Os lanzo mi pregunta, con la esperanza de que alguno de vosotros tenga la respuesta al enigma: ¿por qué sigue la salamandra allí? ¿Es acaso una espía con algun oscuro propósito... o son buenas sus intenciones? ;-)

7 comentarios:

R & Mc dijo...

Nah... yo creo que simplemente se siente a gusto en villa-Platónica y se pone al sol en su rincón favorito. Pero claro, obviamente de tanto en tanto necesita un respiro... va y viene. No se lo tengas en cuenta, pobre bichejo.

:-D

R.

(S, tenemos el blog OUT porque he tenido problemas con Zobetype... y parece que sin solución por el momento. Ya te comentaremos...)

Marta dijo...

Ay, Platónica, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado. El diseño es la pera de bonito pero es que el contenido es además muy interesante y chuli! :D

Esto de la salamandra me ha llegado al alma. Por favor, que algún entendido te responda porque es muy curioso!! XD

platónika dijo...

¡Muchas gracias, Marta! :-)

Pues debo decir que ya ha pasado más de 1 mes desde que publiqué este post y la salamandra aún sigue allí, tan pancha...
;-D

Cesc Aldabó dijo...

Seguramente debe haver algo por debajo la repisa, que le impide subir a arriba debe de estar a punto de conseguirlo, quiza necessita un empujoncito, para llegar ahí y sortear el techo. Algún dia lo conseguirá. Fijo! :P

Erredé dijo...

Qué interesante lo que cuentas. Por cierto, ¿es una salamandra o una salamanquesa?

platónika dijo...

Buena pregunta, Erredé: acabo de descubrir que no es salamandra, sino salmanquesa. De esas tan graciosas, con sus deditos con ventosas y ojos saltones.

Toda la vida llamándolas "salamandras", y ahora resulta que buscando fotos por internet descubro que les había cambiado el nombre ;-P

Espita Gorgorita dijo...

Yo creo que es una salamanquesa enamorada. Hace mucho tiempo se despidió en ese mismmo punto de su enamorada, que se fue a hacer las américas. Como las salamanquesas no pueden llamar por teléfono (en Platónika es bien sabido esto se debe a que se les pegan las ventositas en las teclas y sólo pueden marcar muchos ceros seguidos...)espera todos los días a que vuelva, si, en ese mismo punto.
Y volverá, porque en este planeta pasan cosas muy raras y hasta existe el amor verdadero.